¿Será 2021 el mejor año para Bitcoin y Ethereum?

Una subida espectacular

El último año Bitcoin ha subido nada menos que un 307% y Ethereum un 440%.

Es una subida histórica que se explica por el impacto de la pandemia, la crisis que seguramente conllevarán las restricciones impuestas por la COVID19 y por la entrada de inversores institucionales.

No en balde, Bitcoin nació en 2009 como respuesta a la crisis financiera (recordemos que el 15 de septiembre del año anterior quebró Lehman Brothers). Un protocolo creado por el misterioso Satoshi Nakamoto tan sorprendente como avanzado a sus tiempos, dejaba en evidencia las debilidades del dinero fiat y la función de los intermediarios financieros, cuya credibilidad ya estaba muy tocada tras los escándalos destapados. Tras Bitcoin, aparecerían nuevas criptomonedas, algunas técnicamentes más avanzadas. Pero ya se sabe: quien da primero da dos veces.

Más tarde, de la mano del joven genio Vitálik Buterin, apareció Ethereum, que ampliaba mucho más los horizontes de la nueva tecnología blockchain con la creación de los contratos inteligentes o smart contracts. Sus aplicaciones eran casi ilimitadas: desde títulos de propiedad a la protección de datos de un modo seguro, transparente y eficaz.

Pero en este post no nos vamos a detener en los aspectos técnicos, simplemente vamos a hacer nuestro pronóstico para este 2021.

Pronóstico para 2021

Partimos de una constatación: si los reguladores hubieran querido acabar con Bitcoin o Ethereum, simplemente ya lo habrían hecho.
Por otro lado, la tecnología subyacente, es decir, la tecnología Blockchain, va a implementarse en un sinfín de aplicaciones, entre las cuales se incluyen las criptomonedas.

Este año 2021, desgraciadamente, se haran notar los efectos de las restricciones de la Covid19, que se ha cebado con autónomos y en sectores como el turismo, la hostelería, los eventos, la cultura… Abordamos anteriormente este asunto en la publicación ¿Qué impacto tendrá el coronavirus en mi trabajo?

En un panorama de bajas rentabilidades, los inversores institucionales han empezado a comprar las dos criptomonedas más fiables: Bitcoin y Ethereum. También han comprado Litecoin y alguna que otra de las más de 2677 criptomonedas que existen actualmente. Pero sobre todo las dos primeras.

Ello se ha traducido en un aumento espectacular de sus cotizaciones: a 3 de enero de 2021, 1 Bitcoin tiene un precio de 28.101€ (es decir, $34.101 o £24.940) y 1 Ethereum se cotiza a $775.83 (es decir, $604 o £536).

Nadie tiene una bola de cristal. Financial Translator desconoce el futuro, pero si tuviéramos que hacer una estimación, nos atreveríamos a decir que tanto Ethereum como Bitcoin seguirán subiendo este 2021, tanto por la coyuntura socioeconómica como por el afianzamiento de estas dos criptomonedas. Asimismo, creemos que el crecimiento de Ethereum va a seguir siendo mayor que el de Bitcoin a medida que el gran público vaya conociendo las inmensas aplicaciones de ETH. A finales de 2021, las cotizaciones de ambas monedas pueden haberse doblado o incluso triplicado.

También quisiéramos recomendar encarecidamente no invertir más del 5% de los ingresos o del patrimonio en criptomonedas. Es una inversión arriesgada, las cosas como son. ¿Por qué no más de un 5%? Porque si se pierda todo, nadie se arruina por un 5% de su capital (un 10% ya duele más y te puede poner en algún apuro), pero, por otro lado, si sigue subiendo, el inversor puede conseguir pingües beneficios.

Por lo demás, a un servidor le encantaría ver la aparición de una criptomoneda social, como ya tratamos en la publicación El milagro de Wrögl. Pero aquí nos hemos centrado en las dos principales monedas: Bitcoin y Ethereum.

¡Saludos y feliz año para todos los lectores de Financial Translator!

Add Comment Register



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *