Tag Archives: Estado del bienestar

Robotización, renta básica universal y criptomonedas

En los próximos 10 años veremos una sustitución masiva de mano de obra humana por robots.

Un fantasma recorre el primer mundo: el fantasma de la mecanización masiva del trabajo. La sustitución intensiva de mano de obra humana por robots, ya no sólo afecta a la industria, sino también al sector terciario o de servicios. Se avecina un cambio de paradigma de enormes proporciones que amenaza con generar una gran masa de población activa con pocas posibilidades, o ninguna, de volver a trabajar.

No es especulación. No es un relato sobre un futuro distópico. Este futuro ya es presente. Este fenómeno está ocurriendo tanto en Europa como en China, Japón y Estados Unidos. Empresas como Walmart están prescindiendo de sus contables para sustituirlos por robots, que hacen su trabajo, guste o no, de manera mucho más eficaz y rápida. El Trading de alta frecuencia se impone en las principales bolsas, en Francia ya vemos hoteles totalmente automatizados sin apenas presencia de trabajadores humanos, en las fábricas ya hace décadas que las personas cedieron el trabajo a las máquinas…

El avance es exponencial. La tecnología avanzará más los próximos 10 años que durante los dos siglos precedentes. Todo trabajo que eventualmente pueda traducirse a algoritmos, tiene las horas contadas. Es así de crudo.

Renta básica universal

En este contexto, la cuestión de la renta básica universal está cada vez más presente en los ensayos, artículos y discursos de economistas, periodistas y políticos de diferentes tendencias.

En este artículo, de manera escueta, pretendo lanzar una idea para ayudar a solucionar este asunto candente que en el próximo lustro adquirirá una gran repercusión social.

renta básica universal

A raiz de este inminente cambio de paradigma, estan saliendo cada vez más voces abogando por una renta básica universal, que  es una forma de sistema de seguridad social​ por la que todos los ciudadanos o residentes de un país recibirían regularmente una suma de dinero sin condiciones, ya sea desde un gobierno o alguna otra institución pública, además de cualquier ingreso recibido de otros lugares. La recibiría todo miembro de pleno derecho o residente de la sociedad incluso si no quiere trabajar de forma remunerada, sin tomar en consideración si es rico o pobre o, dicho de otra forma, independientemente de cuáles puedan ser las otras posibles fuentes de renta, y sin importar con quién conviva.

No pocos han puesto sobre el tapete la posibilidad de que los robots (tanto los industriales como los que hacen tareas del sector servicios) cotizen en la seguridad social para sostener a los humanos, damnificados de esta misma tecnología. La idea me parece bien. Pero… ¿cómo implementarla para que realmente redunda en un beneficio social?

¿Cómo lograr que los robots generen ingresos pasivos para los humanos?

Inspirada por el GAS de la criptomoneda NEO, lanzo mi humilde propuesta desde el mundo del Blockchain (o cadena de bloques). Procuraré ser breve (más adelante ofreceré un estudio más técnico y pormenorizado).

Esta propuesta sirve al propósito de mantener el estado del bienestar, por un lado, y de desplegar un sistema automático de renta básica universal en un contexto en que mucha gente va a perder su trabajo, por otro.

Parto de una visión escéptica respecto a la responsabilidad social de las empresas. Pero una cosa es cierta, precisamente la que hace este sistema viable: las empresas necesitaran colocar su producción a usuarios humanos, por lo tanto, querrán que tengan las necesidades básicas cubiertas y, luego, poder adquisitivo para comprar sus bienes y servicios. Por eso, incluso por puro egoismo, les interesará.

 

¿Qué es el GAS de NEO?

GAS es el subproducto de una criptomoneda llamada NEO, y se obtiene de manera marginal o pasiva simplemente por el hecho de poseer NEO. Es decir, cada X tiempo cobras GAS, por el mero hecho de tener la criptomoneda NEO en tu bolsillo.

No es mi intención aquí entrar en tecnicismos sobre blockchain ni sobre la red NEO. Simplemente hay que entender que, por el simple hecho de tener NEO, vas obteniendo un subproducto de esta moneda llamada GAS, con la que puedes realizar compras de bienes y servicios.

Imaginaros que remuneramos al robot con una moneda tipo NEO generadora de GAS. Después vinculamos una cuenta a cada humano para que vaya cobrando GAS (o subproducto del trabajo del robot) de manera periódica y pasiva. Con GAS, subproducto de la moneda con la que cobra el robot por su trabajo y que va a parar al monedero del humano, éste podría seguir comprando bienes y servicios.

Quien quiera o pueda trabajar, podría ver aumentado su poder adquisitivo, pero cada ciudadano, además de tener sus necesidades básicas cubiertas, pasaría a cubrir también la oferta de productos y servicios de las empresas que emplean robots. Éstas cobrarían en GAS, que en un exchange podrían convertir en la criptomoneda con la cual remunerar a los robots, con cuyo trabajo seguirían generando GAS para los humanos…

Así, matamos tres pájaros de un tiro: Una parte de las criptomonedas “ganadas” por el robot se destinaría a mantenimiento y actualizaciones (tanto de hardware como de software) y otra parte a los costos sociales. Por su lado, el subproducto GAS  -generado automáticamente- mantendría el sistema de renta básica universal de manera automática.

Como podéis imaginar, todo ello pasa por una nueva concepción de la naturaleza del dinero, vinculada ahora a la productividad del robot y al bienestar social. También implica que las pensiones de jubilación, de hecho, dejan de ser necesarias, ya que el robot no dejará de producir -y por tanto generar GAS en la cartera de las personas- durante toda la vida de los humanos.

 

Paralelamente a todo ello, deberían existir normativas estrictas de obligado cumplimiento respecto a medidas medioambientales, seguridad, controles, etc, pero que no forman parte del objeto de este artículo.

traductor financiero

Enlaces recomendados

Wörgl: the miracle of a local currency

Europa, EE.UU. y Japón necesitarán cada vez más inmigrantes

A pesar de lo que digan, Europa, EE.UU. y Japón necesitarán cada vez más inmigrantes

Escribo este artículo desde Europa occidental, en una era en la que parece que cerrar fronteras a la inmigración va ganando adeptos en Europa y EE.UU.; que políticos populistas que culpan maniqueamente de todos los males a los inmigrantes sacan votos a raudales. Pero, a pesar de la ola populista de extrema derecha, hay razones —incluso egoístas— de peso para pensar que cerrar fronteras a la inmigración es un grave error que nos puede salir muy caro:

España Europa inmigración emigración migración

  • La población en Europa —a excepción de Francia, que ha apostado de modo muy sensato por ayudar a la familia— está envejeciendo de modo alarmante. Para sostener las pensiones y nuestro Estado del bienestar, hará falta mano de obra que cotice en la seguridad social y que sustente el amenazado sistema de pensiones. Cambiamos radicalmente y nos ponemos a tener hijos o la hucha se queda vacía.

¿Queremos ver el futuro de todo esto? Entonces vamos a Japón, otrora aladid de la innovación y el progreso y desde hace décadas sumido en un profundo estancamiento. Los nipones tienen, desde hace años,  una de las políticas más restrictivas en cuanto a inmigración.

  • La situación de las finanzas públicas en Japón es casi insostenible. Es un país donde la pirámide de edad está totalmente invertida y que —a pesar de que algunos aún no se hayan percatado— está en recesión desde los años 90. Ante tal panorama, el primer ministro y presidente del partido liberal Shinzō Abe, ya está empezando a reconocer que unas políticas migratorias tan restrictivas están pasando factura al país del sol naciente y que hay que cambiar de rumbo. La tasa de inmigración de Japón es solamente del 2% (en España es del 14%, en Canadá del 20% y en Nueva Zelanda del 25%). Ahora mismo las contribuciones a la seguridad social en Japón sólo cubren el 60% del gasto en pensiones (el resto viene de los impuestos). Con una deuda 2 veces superior a su PIB y un déficit fiscal peor que el de España ¿Es este realmente el futuro que queremos para Europa o Estados Unidos?

déficit público

  • La mano de obra inmigrante (aunque, en honor a la verdad, no suele ocupar los puestos más cualificados en términos porcentuales), a diferencia de un nativo, le sale gratis al país receptor. La Seguridad Social, el sistema público educativo, ha invertido mucho en sus nativos (cerebros que a menudo se fugan a otros países por falta de apoyos) pero no ha invertido ni un céntimo o centavo en la formación y desarrollo de los inmigrantes; que, sin embargo aquí están: trabajando y cotizando a la seguridad social de los llamados países “desarrollados”. Algunos de ellos, además, hacen aportaciones de un valor incalculable al país receptor en sectores estratégicos (ver siguiente punto).  Podría argumentarse que sí hay inversión con su descendencia, pero está demostrado que un país que cuenta con unos ciudadanos que dominan varios idiomas, ya es de por sí una riqueza intangible que puede ser determinante en un mundo globalizado.

inmigrantes célebres

  • Las personas inmigrantes (a menudo por necesidad) tienen, en términos porcentuales, un alto índice de emprendedores que, al final, crean riqueza y puestos de trabajo (= más ingresos para sustentar el estado del bienestar y el sistema de pensiones que disfrutaremos todos). Jan Koum (que había llegado desde Ucrania a Estados Unidos a principios de los años noventa hablando muy poco inglés) creó whatsapp; Elon Musk (CEO de TESLA) llegó de Suráfrica; Phil Libin dejó la URSS en los 70 para ir a EE.UU. y fundó Evernote; Sergey Brin hizo lo mismo para fundar Google; Max Levnin (inmigrante ucraniano) fundó Paypal, el premio Nobel mexicano Mario Molina aporta su gran talento a Estados Unidos,  Ángel Rodríguez llevó la gastronomía azteca a su máximo esplendor en Madrid,  Isak Andic , de origen turco, fundó Mango en Cataluña, Messi vino desde Argentina a Barcelona,  Joseph Pulitzer fue un inmigrante húngaro en Estados Unidos, Marie Curie una inmigrante polaca en Francia… ¡No acabaríamos nunca!

Objetivamente, ir en contra de la inmigración, es quedarse atrás, poner en peligro el sistema de pensiones y el Estado de bienestar y ser menos competitivo. 

índices de migración

Tasas de migración: positiva (azul), negativa (naranja), estable (verde), sin datos (gris)

Irlandeses, españoles, polacos, italianos, búlgaros, alemanes… todos han sido emigrantes / inmigrantes en diferentes momentos de la historia y en la actualidad. Aquí no se trata de tocar la fibra sensible, sino de apelar al sentido común. Parece necesario gestionar este asunto de gran importancia de un modo racional, pero huelga decir que cuando un político enarbola el miedo a los inmigrantes, puedes estar segur@ de que lo hace para sacar tajada electoral, pero que el futuro del país —por las razones esgrimidas en este post— le importa bien poco.

Glosario · Glossary

Inmigración en inglés: Immigration
Inmigrante en inglés: immigrant
Emigración en inglés: Emigration
Migración en inglés: Migration
Política migratoria en inglés: Migration policy
Tasa de migración en inglés: Migration rate
Pirámide de edad en inglés: Age pyramid
Pensiones en inglés: Pensions
Plan de pensiones: Pension scheme
Fondos de pensiones: Pension funds
Plan de pensiones: Pension plan
PIB (Producto Interior Bruto) en inglés = GDP (Gross Domestic Product)
Emprendedor en inglés: Entrepreneur

traductor financiero